Noticias Eva Arroyo

MADRES Y PADRES DE ADOLESCENTES MALTRATADAS

 

 

Si creéis que vuestra hija  está siendo maltratada, probablemente lo está siendo, incluso desde hace más tiempo del que suponéis.

 

 

Nos sorprende que en el siglo XXI nuestras jóvenes, en esta sociedad actual que creemos tan evolucionada, sobre todo si la comparamos con otras donde las mujeres son públicamente más sometidas, se “dejen maltratar” por sus parejas.

Con frecuencia lo niegan rotundamente, aunque desde fuera se vea de forma evidente el control, la desvalorización, a veces incluso la violencia física y en definitiva, la exigencia de sumisión de la que son objeto.

 

Este artículo va dirigido a los padres y madres de chicas jóvenes, a veces jovencísimas, que asisten entre atónitos y desesperados a ese proceso violento y degradante al que está siendo sometida vuestra hija sin que, aparentemente, podáis hacer nada por evitarlo.

 

TAMBIÉN LOS PADRES DE MUJERES JÓVENES, AÚNQUE NO SEAN ADOLESCENTES, PUEDEN ENCONTRAR  ORIENTACIÓN EN ESTE ARTÍCULO.

 

 

ESTO ES IMPORTANTE: SÍ PODÉIS HACER, Y MUCHO, POR AYUDARLA

Lo que pasa es que, con vuestra mejor intención, podéis decir o hacer cosas que no ayudan, al contrario, la alejan más de vosotr@s y, en consecuencia, la exponen más a refugiarse en su maltratador. Daros cuenta, ella no lo ve así, es decir, como un maltratador.

QUE VUESTRA HIJA OS CUENTE LO QUE LE ESTÁ SUCEDIENDO es un magnífico comienzo, pero por el momento puede no ser más que eso: es una forma de pedir vuestra ayuda. De cómo reaccionéis ahora puede depender que siga contando con vosotros o que se repliegue en su silencio de nuevo.

El hecho de que ella os cuente lo que le está pasando no tiene por qué significarque  va a seguir vuestras indicaciones para romper con la relación violenta o por lo menos, pensareis vosotr@s, ponerle unos límites.

Las relaciones de maltrato por parte de la pareja generan una complicada reacción de dependencia emocional, de la que es francamente difícil salir. Y el “más difícil todavía” suele darse en estas edades tempranas, cuando todavía no se tienen claras un montón de cosas.

SI OS HA MENCIONADO EL TEMA, NO OBSTANTE, YA HAY UNA PRIMERÍSIMA COSA QUE DEBEIS HACER: BUSCAR AYUDA PROFESIONAL ADECUADA. (evaarroyo.com)

 

COSAS QUE SE PUEDEN Y DEBEN HACER

Madre y padre, en el caso de que ella se haya confiado a los dos, debéis estar de acuerdo en la valoración que hacéis y la postura a seguir. El desacuerdo entre ambos no mostrará una referencia segura, lo cual puede generar más confusión.

 

Si no tenéis muy clara vuestra actitud al respecto, TAMBIÉN OS CONVIENE PEDIR AYUDA ESPECIALIZADA, que un profesional especializado os oriente sobre un tema tan delicado y peligroso.

 

Puede que sólo se haya sincerado con uno de vosotros, madre o padre. No lo tengáis en cuenta, puede sentirse más cómoda con uno que con otro, los sentimientos de vergüenza también pueden influir… Lo único que importa es que se abra…

 

Es fundamental que sienta que se la escucha, no se la interrumpe, se da valor a lo que cuenta, mostramos interés por lo que relata, no tenemos prisa en que acabe pronto, no nos impacientamos, reforzamos positivamente lo que nos está contando…

 

Como si fuerais profesionales, debéis garantizarle la confidencialidad de su relato, sólo así vuestra hija se sentirá confiada y tal vez  pueda superar la vergüenza que siente por contar lo que le pasa.

 

No debéis desconfiar de lo que os cuenta. Debéis demostrarle que la estáis creyendo. Plantearos: ¿Por qué habría de mentir en algo así? No quitéis importancia a los hechosque os está contando, ni minimicéis la violencia que relate.

 No cuestionéis lo que os dice por increíble que os parezca, aunque conozcáis a su pareja y os parezca imposible que él pueda haber hecho algo así. Os sorprendería saber hasta dónde llegan los límites del maltrato y la tolerancia de las víctimas.

 

Cualquier mujer que esté inmersa en una relación de maltrato puede mostrarse ambivalente, esto quiere decir que, aunque simplemente con contároslo ya os esté pidiendo ayuda, puede mostrarse reticente a recibir la ayuda que le intentéis prestar. Duda, no lo tiene claro, está confusa. No obstante, no debéis creer que es un problema de pareja en el que no se puede intervenir, muy al contrario, es una grave situación de la que se sale con ayuda y apoyos.

 

Conviene que seáis pacientes ante el relato de vuestra hija. Dadle tiempo, no la agobiéis exigiendo detalles que para ella son dolorosos y para vosotros, a veces, incomprensibles. No la juzguéis ni intentéis imponer vuestros métodos o criterios, no funcionará. Es mejor preguntarla, ver qué es lo que ella quiere hacer y mostrarle vuestro apoyo.

 

No reaccionéis “a las bravas”, “esto lo corto yo”, “ese se va a enterar”… Conseguiríais, probablemente, lo contrario de lo que os proponéis. Con mucha probabilidad, lo defenderá.

 

Es ella la que debe tomar la decisión, si no, no funcionará, se volverá atrás.

 

Mostraros cariñosos y comprensivos. Es fundamental que no la echéis la culpa de lo que está viviendo con frases como “ya te lo dije…”, “esto te pasa por no ponerte en tu sitio…” u otras por el estilo.

 

Debéis transmitirle y demostrarle que estáis a su lado, para darle toda la ayuda y el cariño que necesite. Y que vais a estar con ella, acompañándola en todo el proceso para superar la violencia que vive. Que queréis y podéis ayudarla.

 

Como muchas veces el control de vuestra hija lo conseguirán, en gran medida con el móvil, facebook, o cualquier otra aplicación de las nuevas tecnologías, es muy probable que estéis tentados a controlarle o, incluso, cortarle de raíz todos los instrumentos tecnológicos que utiliza. Hoy en día, los adultos no podemos entender hasta que punto “necesitan” nuestros jóvenes de estas formas de comunicación, han crecido con ellas y despojarles de las mismas puede ser vivido más como un castigo y una condena al aislamiento social, que una ayuda. Otra vez más, llegar a un consenso con ella, tal vez cambiar el número de móvil…

 

La tentación de “rescatar a vuestra hija”  es la más normal que madres y padres pueden manifestar, no obstante es imprescindible tener paciencia y adaptaros al ritmo, casi siempre lento, de su toma de conciencia y decisiones.

 

PARA COMPRENDER CÓMO SE SIENTE Y PORQUÉ REACCIONA CÓMO LO HACE, ES IMPORTANTE SABER QUE:

 

El maltratador persigue y consigue el aislamiento de su víctima, la ha convencido de que nadie la creerá. Además, a ella le parece una traición “hablar mal de él”.

 
No quiere creer que lo que está viviendo es violencia; es menos dañino pensar que es un conflicto con su pareja, que él tiene “mucho genio”, que es normal que sea tan celoso, que lo hace porque la quiere mucho.
 

En un momento la trata mal pero luego la trata muy bien, la insulta pero le dice que no puede vivir sin ella... esto genera confusión y desorientación.
 

También quiere creer repetidamente que él va a cambiar (le ha pedido perdón y se lo ha prometido), por lo que no va a necesitarayuda. Creé que seguro que él cambiará.

 
Le resulta muy difícil asumir que su pareja esté haciéndole daño. Está acostumbrada a ceder para evitar conflictos, piensa que “controla la situación” y que no necesita ayuda. Además, es adolescente, Tiene ideas de invulnerabilidad, propias de la adolescencia y cree que puede resolver ella misma la situación.
 

Piensa que la agresión que ha padecido (física, verbal o psicológica) ha sido un hecho aislado, que no va a volver a suceder. No obstante la agresión le provoca vergüenza y miedo. E incluso, sentimiento de culpabilidad, por pensar que ella ha provocado la violencia.
 

 

¿CÓMO SE COMPORTA LA PAREJA DE VUESTRA HIJA?

 

Conviene que conozcáis  qué tipo de comportamientos utilizan para imponer el control y el dominio los compañeros de vuestras hijas. Vayan algunos ejemplos.

 

Se muestra celoso. Las chicas entienden que eso es “amor”. Pero los celos interfieren en el desarrollo normal de la comunicación y la libertad en la pareja. A menudo se convierten en un infierno.

 
Parece que se preocupa por ella, que quiere protegerla… Quiere saber en todo momento dónde y con quien está. Pero esto no es otra cosa que control.
 

Critica a sus amistades y familiares. No olvidemos que él persigue el aislamiento de su víctima, eso la hará más vulnerable y fácilmente manipulable.

 
No la acepta tal y como es. Quiere cambiarle la forma de ser, de vestir, de comportarse, etc.

 
Quiere estar con ella a todas horas, le pide que deje otras actividades para estar con él, estudios, relaciones… es absorbente.
 

Puede ser presionada sexualmente. Hay que hacer lo que él dice, si no “es que no me quieres” o “me tendré que ir con otra…” o “es que te gusta otro”.

 
Resta importancia a los sentimientos de ella, por ejemplo si ella le dice que la hace sentir mal que le griten, él responde diciendo que es una exagerada.

 

 
No la valora, prefiere desvalorizarla, así la puede convencer de que no podrá tener otra pareja que la quiera. Si ella se queja, la dirá que no es para tanto.

 
Hace bromas ofensivas, escondiendo una agresión sutil tras ellas, luego si ella se ofende le dice que es muy sensible.

 
Invade su privacidad, móvil, redes sociales…

 
El se permite cosas que a ella le prohíbe como salir con sus amig@s, acudir al viaje del instituto o viajar con su familia.

 
Presiona y/o amenaza para conseguir lo que quiere, no entiende explicaciones, ni acepta un NO por respuesta.

 
Tiene cambios bruscos de humor. Se enfada violentamente de forma inesperada y desproporcionada por un motivo sin importancia. A ella le suele dar miedo e intenta no contrariarlo para evitar las consecuencias.

 
Siempre la culpa de todo lo malo que pasa, también de sus enfados. El nunca se equivoca.

 
Amenaza con terminar la relación cuando no hace lo que  quiere. , haciéndose la víctima si ella no accede a sus peticiones: “si me quisieras lo harías por mi”.
 

 

 

IMPORTANTE: LA NECESIDAD DE CONSULTAR A UN PROFESIONAL ESPECIALIZADO (evaarroyo.com)

 

Que no os intenten convencer de que no se puede hacer nada si ella no se reconoce como una víctima de maltrato. La experiencia demuestra lo contrario, incluso acudiendo presionadas, la ayuda psicológica obtiene importantes avances respecto a la no intervención. Así que intentar convencerlas.

No conviene  nombrar la palabra maltrato al principio, ya que puede parecerle una exageración, algo con lo que no se siente identificada.

 

Es imprescindible explicarle que en ocasiones  las parejas pueden tener problemas y que hay profesionales que pueden  ayudar a mejorar dichas relaciones.

 

El novio o exnovio no la va a dejar marchar fácilmente, por lo que cuanto antes reciba ayuda psicológica mejor.

 

La atención psicológica tanto a ella como a vosotras/os es indispensable, por lo que acudir a los servicios especializados os ayudará a reparar el daño sufrido, y a prevenir las recaídas, así como a planificar una estrategia para abandonar la relación, y un plan de seguridad para evitar el aumento de la violencia por parte de chico.

 

Lo que va a ayudar es CONFIAR en que con ayuda y apoyo profesional vuestra hija va a reconocer, asumir, enfrentar y salir de esa problemática, pero que esto será un proceso más o menos lento, dependiendo de las características personales de cada uno.

 

Transmitidle la convicción de que salir de una relación dañina es posible, aunque a ella le parezca muy difícil o imposible (él se ha encargado de convencerla de lo inevitable y lo inmutable de la situación).

 

 

 

ES CONVENIENTE QUE VUESTRA HIJA SEPA QUE:

 

El objetivo de los padres es que vuestra hija recupere su vida, lo más autónoma e independiente posible.
Las actuaciones de control, protección y cuidado, son de carácter transitorio, motivadas por la especial situación que generó la violencia, y sólo hasta que ella se encuentre recuperada.
Volverá a retomar su vida sin necesidad de perder su libertad, aunque por supuesto sabiendo que siempre puede contar con vuestro apoyo.
 

 

ESPERO QUE OS HAYA SERVIDO PARA HACEROS UNA IDEA Y AYUDAR MEJOR A VUESTRAS HIJAS

ALGUNOS DATOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO DE 2014

DURANTE EL AÑO 2014

Aumenta en un 15,4% la violencia de género entre menores de edad, hasta los 576 casos.

 undefined

 

Un total de 576 chicas menores de edad tenían, en 2014, una orden de protección o medida cautelar a su favor por violencia de género, lo que significa un aumento del 15,4% respecto al año anterior, cuando las víctimas de maltrato que no habían cumplido los 18 años no llegaban al medio millar.

Así se desprende del balance anual del Registro de Violencia Doméstica y de Género difundido este martes por el Instituto Nacional de Estadística, que recoge los casos inscritos a partir de órdenes de protección o medidas cautelares.

La estadística revela que el año pasado 27.087 mujeres figuraban en esta base de datos como víctimas de violencia de género, un 0,1% menos que el año anterior y hasta un 16 por ciento menos que en 2011, cuando eran 32.242 las que tenían órdenes de protección.

Aunque la edad media de estas mujeres, 36,2 años, se mantiene en línea con la registrada el año pasado (casi la mitad están entre 25 y 29), el INE destaca el aumento que se ha producido de las menores de edad, un 15,4% más que en 2013. También se han incrementado los casos entre las mujeres mayores, con subidas del 25,9% en el tramo de 70 a 74 años y del 21,3% en las de 60 a 65.

 Dos de cada tres víctimas de violencia de género habían nacido en España (el 68,0% del total), sin embargo, la tasa de incidencia por cada mil mujeres mayores de 14 años es tres veces más elevada entre las extranjeras (3 de 1.000) que entre las nacionales (una de cada mil). Entre las procedentes de otros países, los grupos más amplios son de Africa y América.

En cuanto a los maltratadores, 26.987 hombres fueron registrados como denunciados por violencia de género en los asuntos con orden de protección o medidas cautelares dictadas inscritos en el Registro a lo largo de 2014, lo que representó un 0,1% menos que en el año anterior. Casi siete de cada diez habían nacido en España y cerca de la mitad (49,5%) tenía entre 30 y 44 años.

Al igual que entre las víctimas, se incrementó el número de denunciados que no habían cumplido los 18: El año pasado subió un 18,4 por ciento la cifra de maltratadores menores de edad, con 90 casos. Entre los que tenían de 18 a 19 años, la subida fue del 13,2 por ciento, conforme los datos del INE.

En un 26,2 por ciento de los casos, víctima y denunciado eran cónyuges, mientras en el 6,8 por ciento, eran excónyuges. El 23,3 por ciento mantenía aún una relación de pareja de hecho y el 20,8% ya la había roto.

Desde esta perspectiva de las parejas, el INE detalla que en tres de cada cuatro (75,0%) el denunciado tenía entre 20 y 54 años y la víctima entre 18 y 44 años. En el 58,9% ambos habían nacido en España, en el 7,3% en América y en el 6,2% en otros países de la Unión Europea.

 

 

 

ALGUNOS DATOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO DE 2014

DURANTE EL AÑO 2014

Aumenta en un 15,4% la violencia de género entre menores de edad, hasta los 576 casos.

 undefined

 

Un total de 576 chicas menores de edad tenían, en 2014, una orden de protección o medida cautelar a su favor por violencia de género, lo que significa un aumento del 15,4% respecto al año anterior, cuando las víctimas de maltrato que no habían cumplido los 18 años no llegaban al medio millar.

Así se desprende del balance anual del Registro de Violencia Doméstica y de Género difundido este martes por el Instituto Nacional de Estadística, que recoge los casos inscritos a partir de órdenes de protección o medidas cautelares.

La estadística revela que el año pasado 27.087 mujeres figuraban en esta base de datos como víctimas de violencia de género, un 0,1% menos que el año anterior y hasta un 16 por ciento menos que en 2011, cuando eran 32.242 las que tenían órdenes de protección.

Aunque la edad media de estas mujeres, 36,2 años, se mantiene en línea con la registrada el año pasado (casi la mitad están entre 25 y 29), el INE destaca el aumento que se ha producido de las menores de edad, un 15,4% más que en 2013. También se han incrementado los casos entre las mujeres mayores, con subidas del 25,9% en el tramo de 70 a 74 años y del 21,3% en las de 60 a 65.

 Dos de cada tres víctimas de violencia de género habían nacido en España (el 68,0% del total), sin embargo, la tasa de incidencia por cada mil mujeres mayores de 14 años es tres veces más elevada entre las extranjeras (3 de 1.000) que entre las nacionales (una de cada mil). Entre las procedentes de otros países, los grupos más amplios son de Africa y América.

En cuanto a los maltratadores, 26.987 hombres fueron registrados como denunciados por violencia de género en los asuntos con orden de protección o medidas cautelares dictadas inscritos en el Registro a lo largo de 2014, lo que representó un 0,1% menos que en el año anterior. Casi siete de cada diez habían nacido en España y cerca de la mitad (49,5%) tenía entre 30 y 44 años.

Al igual que entre las víctimas, se incrementó el número de denunciados que no habían cumplido los 18: El año pasado subió un 18,4 por ciento la cifra de maltratadores menores de edad, con 90 casos. Entre los que tenían de 18 a 19 años, la subida fue del 13,2 por ciento, conforme los datos del INE.

En un 26,2 por ciento de los casos, víctima y denunciado eran cónyuges, mientras en el 6,8 por ciento, eran excónyuges. El 23,3 por ciento mantenía aún una relación de pareja de hecho y el 20,8% ya la había roto.

Desde esta perspectiva de las parejas, el INE detalla que en tres de cada cuatro (75,0%) el denunciado tenía entre 20 y 54 años y la víctima entre 18 y 44 años. En el 58,9% ambos habían nacido en España, en el 7,3% en América y en el 6,2% en otros países de la Unión Europea.

 

 

 

RECONOCER LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

 

undefined

Este artículo va dirigido a todas las pacientes a las que os he sugerido curiosear en el BLOG.

Y también, cómo no, a todas aquéllas que, curioseando, como hago yo tantas veces por internet,  hayáis llegado hasta aquí.
Muchas veces, y digo muchísimas, las mujeres que están en una relación violenta no son conscientes de que están siendo maltratadas.

El maltrato físico es más fácil de reconocer, por supuesto, aunque a veces hasta éste es pasado por alto: “sólo fue un empujón”, “fue sin querer”…

Qué podríamos decir entonces del maltrato psicológico. A veces es sutil y la mujer sólo es capaz de notar que algo no anda bien en su vida.

Vamos a describir comportamientos  violentos para poder ayudarnos a reconocerlos. También me referiré a las consecuencias que esta violencia tiene para las mujeres.

 

ESTRATEGIAS Y COMPORTAMIENTOS DE LOS MALTRATADORES

ESTRATEGIAS PARA CONSEGUIR SOMETIMIENTO

Por ejemplo la DEGRADACIÓN que consistiría en:

                Tratar como inferior, estúpida o inútil…

                Insultar: puta, tonta, bruja, loca …

                Observaciones mordaces sobre su apariencia física.

                Buscar errores y fallos constantemente.

                Evidenciar defectos y debilidades.

                Criticar la falta de habilidad “ni siquiera sirves para…”.

                Despreciar sus normas, metas o actitudes.

                Ridiculizar todo lo que para ella es importante o valioso.

                Burlarse de lo que hace o dice.

                No expresar reconocimiento por sus cualidades o aciertos.

                Manifestar desprecio hacia la familia de origen.

                Desautorizar o humillar delante de terceros.

                Seducir a otras mujeres en su presencia.

               

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

                             destrucción de la autoestima:

                               incompetencia para afrontar la vida

                               dependencia del maltratador

                               desaprobación de sí misma

                               merecedora del desprecio y rechazo

desequilibrio emocional generado o potenciado por la situación de  violencia.

 

ESTRATEGIAS DEFENSIVAS; consistiría en trasladar la responsabilidad de las conductas violentas a la víctima. Por ejemplo:

Minimización; restar importancia a los hechos, argumentando que no han sido tan graves.

Fundamentación; argumentar para que parezca que es correcto lo que hizo.

Racionalización; explicar coherentemente y desde la lógica, motivaciones, conductas y hechos.

Desviación del problema; achacar su violencia a circunstancias externas y ajenas a sí mismo.

Negación abierta de la violencia, utilizándolo como defensa para restar credibilidad al relato de la víctima.

Olvido; asegurar no recordar lo ocurrido.

Chantaje emocional (estrategia de arrepentimiento); inducir sentimientos de lástima, pena…

 

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

                La mujer se siente culpable de la violencia que sufre.

                Alteraciones en la percepción del maltratador: asumir creencias distorsionadas.

                Idealización del maltratador.

                Preocupación  porque al maltratador se le haga daño.

 

DISTORSION DE LA REALIDAD SUBJETIVA que consistiría en transformar la percepción de la realidad, el juicio, conciencia y hasta memoria de la mujer. Esto se logra con acciones como las siguientes:

Negar valor o credibilidad a las observaciones de ella.

Utilizar sistemáticamente argumentos contradictorios.

Usar la ilusión de alternativas.

Utilizar un lenguaje vago, impreciso y confuso(“perverso”).

Convertir aspectos triviales en razones profundas.

Tergiversar conversaciones y acuerdos.

Manipular a través del malhumor.

Elogiar y humillar alternativamente.

Realizar pequeñas concesiones para luego ser retiradas (regalos, sorpresas…).

Mantener una imagen social opuesta a la que tiene en privado.

Apelar a la superioridad de su lógica o razón.

Monopolizar la definición de “seriedad”.

“Olvidar” sus promesas.

Engañar, mentir o negar lo evidente.

Hacer acusaciones de deslealtad, infidelidad o paternidad dudosa.

Trasladar o cambiar objetos deliberadamente.

Manipular el estado físico (alterar el sueño o el reposo, inducir a tomar tranquilizantes).

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

Cuestionamiento de la validez del mundo.

Sensación de confusión e irrealidad “existencia surrealista”.

La duda permanente.

Desestabilización psicológica.

Amnesia.

Episodios disociativos transitorios y despersonalizacion.

Credibilidad nula ante la sociedad.

 

SOBRECARGA DE RESPONSABILIDADES exigiendo a la mujer  que se haga cargo por entero de los problemas  y responsabilidades que deben ser compartidas. Por ejemplo:

Actuar como si fuera el dueño de la casa.

Tratar a la mujer  como si tuviera  que estar siempre disponible y a su servicio.

Revisar las tareas domésticas y exigir su estricto cumplimiento.

Crear un tiempo de descanso o diversión a costa de la sobrecarga de la mujer.

Definir como impostergables actividades que en realidad no lo son y le alejan del hogar.

Imponer tiempos y espacios.

No participar en las tareas del hogar y del cuidado de hij@s.

Negarle el derecho de ser atendida y cuidada.

Culpar de cualquier problema o conflicto familiar.

CONSECUENCIAS PARA LAS MUJERES:

Maternización de la relación.

Sobreesfuerzo que impide su propio desarrollo vital: espacio privado nulo.

Proyecto de vida dañado.

 

PRIVACIÓN, ésta consistiría en limitar o reducir la posibilidad de satisfacer las necesidades básicas: personales, sociales y laborales con comportamientos tales como:

Controlar o restringir salidas y horarios.

Decidir dónde puede y dónde no puede ir.

Impedir que le acompañe a actos sociales o exigir que acuda cuando él quiera.

Prohibir las relaciones familiares o sociales.

Sabotear o generar situaciones incómodas para que las demás personas se alejen.

Retener en el hogar.

Desconectar el teléfono o el internet cuando él se va.

Entregar asignaciones insuficientes para el mantenimiento de las necesidades familiares (con reproches).

Obligar a rendir cuentas detalladas de todos los gastos realizados.

Endeudarse sin su consentimiento y/o conocimiento.

Llevarla a procedimientos costosos para ella, destruir los bienes comunes , no pagar la manutención de l@s hij@s.

 Ocultar información sobre ingresos o la situación económica.

Denegar el acceso a los bienes comunes (cuentas bancarias, tarjetas de crédito).

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

Separación de cualquier referente externo al propio maltratador (“confinamiento mental”).

Inseguridad respecto al futuro.

Incapacidad para cambiar las circunstancias vitales.

Dificultad para buscar ayuda y apoyo.

Tensión cotidiana que agota y debilita.

Situación que avergüenza y humilla.

INTIMIDACIÓN o acción de causar o infundir temor, miedo o terror. Hasta ahora nos hemos referido, exclusivamente a maltrato psicológico, ahora también puede aparecer violencia física, que no tiene porqué ser continuada en el tiempo, ya que para infundir miedo basta con un solo golpe. Pongamos como ejemplos:

Amenazar (con echar de casa, con destruir el patrimonio, con quitarle a l@s hij@s, muerte, suicidio…).

Agredir físicamente: empujar, zarandear, abofetear, perseguir, golpear con objetos, patear, escupir, pellizcar, tirar del pelo, morder, agarrar del cuello, quemar, provocar abortos…

Agredir sexualmente/violar.

Utilizar gestos, miradas , posturas o tonos de voz amenazantes.

 

Gritar y hacer ostentación del tamaño físico.

Acosar telefónicamente, perseguir, vigilar…

Romper o lanzar objetos.

Crear desorden, ensuciar a propósito, esparcir basura.

Atacar a los animales domésticos.

Conducir de manera temeraria.

Ocupar la cama con elementos que atemorizan (armas).

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

Estado de alerta constante ante agresiones siempre impredecibles, incontrolables e inevitables.

Hiperactivación de la respuesta fisiológica de estrés.

Atrapada y paralizada, sin posibilidad de escape.

Desarrollo de trastornos de ansiedad, depresión o Trastornos por estrés postraumático.

 

COSIFICACIÓN, por último haré referencia a éste indigno comportamiento que persigue convertir a la persona en un objeto, sin necesidades, deseos, posibilidades o elecciones propias. Se consigue con conductas como:

Ignorar su presencia y lo que ella dice.

Negarle la palabra como forma de castigo.

Tomar decisiones de manera unilateral, sin respetar su opinión o sin contar con ella.

Invadir espacios privados e íntimos.

Espiar continuamente lo que hace.

Privar de necesidades básicas: alimento, aseo, sueño, cuidados médicos.

Descuidar en situaciones críticas (embarazo, enfermedad…).

Imponer las relaciones sexuales y el tipo de las mismas.

Exigir el modo de vestir, peinarse o arreglarse.

Dar órdenes constantemente/exigir obediencia.

CONSECUENCIAS PARA LA MUJER:

Deconstrucción de su identidad personal (“silenciar al yo”).

Negación de su autonomía, individualidad y libertad personal.

Obstaculización de su crecimiento y desarrollo personal “dignidad anulada”.

 

Espero que leer este “catálogo de horrores” os haya ayudado a  identificar alguna de vuestras experiencias, si es el caso. Si esto es así, no lo dudéis: NECESITAIS AYUDA.

 

 

 

 

Control en jóvenes mediante las nuevas tecnologías

undefined

Las nuevas tecnologías también sirven para vigilar y recortar la libertad en las relaciones de pareja, sobre todo entre los jóvenes

Un 21% de los adolescentes españoles está de acuerdo con la afirmación de que los hombres no deben llorar. Uno de cada cinco cree que está bien que los chicos salgan con muchas chicas, pero no al revés. El 12,8% no considera maltrato amenazar —o recibir amenazas— en caso de que su pareja quiera romper la relación. El sexismo y los estereotipos de género perviven entre los adolescentes españoles. Y el retrato robot de cómo son y cómo viven sus relaciones muestra que, además, no son conscientes de ello. Conocen el discurso y la información sobre violencia de género, pero no la trasladan a su vida. La radiografía es llamativa: el 4% de las adolescentes de entre 14 y 19 años han sido agredidas por el chico con el que salen o salían; y casi una de cada cuatro confiesa que su novio o exnovio las controla hasta el punto de fiscalizar con quién hablan o como visten. Control, relatan, a golpe de Tuenti y WhatsApp.

Los adolescentes españoles, como muestra el estudio Evolución de la adolescencia española sobre la igualdad y la prevención de la violencia de género, empiezan sus relaciones sentimentales cada vez antes. Las inician a los 13 años frente a los 13,5 de hace tres. Y mantienen y alimentan sus relaciones, sobre todo, gracias al contacto a través de las redes sociales o por teléfono. El plan común ya no es bajar a la calle, sino quedar en la Red. El estudio, realizado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid con las entrevistas online a 8.000 menores, muestra que efectivamente se ven menos. Y eso, apunta María José Díaz-Aguado, coordinadora del estudio, les hace estar menos satisfecho con sus relaciones. Y mucho más inseguros.

Un 25% de las chicas dice que su novio o exnovio la vigila a través del teléfono
Esa forma de vivir el noviazgo, creen psicólogos y educadores, unida a que los estereotipos que dibujan al hombre dominante y agresivo como alguien con atractivo y a la mujer como la sumisa, puede derivar en un incremento de las situaciones de control y, con el tiempo, de violencia.


Casos que, a la larga, los chavales terminan normalizando. “Los adolescentes no perciben las relaciones de alarma que muestran esas relaciones abusivas y ese patrón termina alimentándose”, apunta Ana Bella Estévez, presidenta de una fundación de supervivientes a la violencia de género que lleva su nombre. La realidad se percibe en las cifras: el 25% de las chicas asegura que su novio o exnovio la controla a través del móvil; el 23,2% confiesa que su pareja la ha tratado de aislar de sus amistades. Comportamientos y situaciones que Estévez asegura encontrarse muy habitualmente. Su fundación imparte desde hace 10 años talleres en colegios e institutos de Andalucía, y esos seminarios son un buen termómetro para medir el problema. De ahí que esta mujer, que sufrió desde la adolescencia los malos tratos de la que fue su pareja, estime que se ha dado pocos pasos a la hora de frenar la violencia de género en adolescentes.

El estudio de la Complutense, encargado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y hecho público ayer, le da la razón. La investigación, que es la continuación de otra realizada en 2010, muestra que en tres años, la situación no ha mejorado. El porcentaje de chicas que afirma haber sufrido agresiones físicas se mantiene. Sin embargo, aumenta en un 7% el número de adolescentes que afirman haber sufrido situaciones de control extremo por parte de su novio o exnovio. Algo más preocupante aún si se analiza que más de un 12% de los adolescentes (chicos y chicas) no consideran como maltrato conductas como que un chaval le diga a su novia con quien puede hablar, dónde ir o qué hacer. También es esclarecedor que a los chicos les cueste más reconocer que ejercen estas acciones y que no las vean tan censurables.


“No identifican estas formas de control como violencia de género hasta que llegan a un punto grave”, explica Susana Martínez, presidenta de la Comisión de Estudios de Malos Tratos a Mujeres. Y la percepción del riesgo o del carácter nocivo de estas acciones es aún menor cuando este comportamiento se mantiene a través de las redes sociales. “Cuando se utilizan mal y de manera inconsciente, las nuevas tecnologías son un elemento de riesgo, porque hay casos en los que, inconscientemente, las víctimas están permitiendo actitudes que se pueden llegar a convertir en armas contra ellas”, sigue Martínez.

Naida S. se ve reflejada en ese caso. Esta joven de 18 años cuenta que hace un año y medio mantuvo una relación con un chico de su barrio. Relata, como muchas otras mujeres que se ven envueltas en la espiral de la violencia o el acoso, que al principio era “la relación ideal”. “Después, cuando los celos y la agresividad me tiraron para atrás y quise dejarlo las cosas se pusieron feas”, relata. Cuando lo dejó, él entró en su cuenta de una red social y se dedicó a mandar mensajes insultantes a conocidos y amigos. “Yo le había dado mis claves, pero nunca pensé que me haría esto. Tampoco que enviaría a gente las fotografías algo comprometidas que nos habíamos hecho”, se lamenta. Finalmente, Naida pidió ayuda a su madre. “Habló con los padres de él y la cosa está calmada, pero yo sigo muy mal”, dice. Ahora participa en un taller de jóvenes que han vivido situaciones similares. No son pocas: el 14,8% de las adolescentes afirma que su novio o exnovio utilizó sus contraseñas para acciones similares.


Pero si la percepción del riesgo es baja cuando se trata de situaciones vividas con las parejas o exparejas, no es mucho mayor si los insultos o amenazas proceden de fuera de la relación; incluso de desconocidos. Un ejemplo: uno de cada cuatro adolescentes no considera arriesgado responder a un mensaje de alguien que no conocen y les ofrece cosas; tampoco ven peligro en responder a un mensaje insultante. Además, un 4,9% de las chicas y un 16,1% de los chicos no creen que haya riesgo en colgar en la Red una fotografía suya de carácter sexual. Es más, el 1,1% de ellas y el 2,2% de ellos afirman haberlo hecho en dos ocasiones o más, según una investigación sobre ciberacoso también hecho público este martes.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, reconoció ayer el problema y apuntó que las nuevas tecnologías son “un arma de doble filo”. “Ayudan a combatir la violencia de género [el Ministerio ha puesto en marcha una aplicación especial para ello: Libres] pero también pueden promoverla”, apuntó. Mato, sin embargo, evitó en la presentación de ambos informes entrar en detalles sobre la radiografía social de los adolescentes. No ofreció ningún dato. Tampoco la comparación de la evolución en la sociedad.

Uno de cada cuatro jóvenes publicaría una foto que no aprueben sus padres
Una evolución, sin embargo, que no ha conseguido en absoluto erradicar los estereotipos que alimentan las situaciones de abuso y de maltrato. Siguen justificando la violencia. Casi el 8% de los adolescentes creen, por ejemplo, que si una mujer es maltratada por su compañero y no le abandona es porque no le disgusta del todo esa situación. Y el 12,4% se muestra algo o muy de acuerdo con la afirmación de que para tener una buena relación de pareja es deseable que la mujer evite llevar la contraria al hombre. “Los estereotipos que creíamos superados se reiteran. Los patrones alimentados por la televisión, la literatura, el cine o las relaciones que ven en el entorno, terminan por sumir a muchas adolescentes en el papel de la mujer sumisa y al hombre en el de alguien dominante que debe hacer oír su voz por encima de las de los demás”, analiza la psicóloga Rosa López. “Y eso construye relaciones desequilibradas y nocivas”, concluye. López realiza terapias con adolescentes que han vivido maltrato. También ella cuenta que, desde hace unos años, las nuevas tecnologías juegan un papel de protagonismo creciente en las conversaciones de sus grupos. “Las chicas cuentan por ejemplo que sus novios les leían todos los mensajes del móvil o el correo para saber con quien hablaban o que vigilaban su cuenta de redes sociales”, apunta. “Algunos llegan hasta un punto tal que le piden a su pareja que les hagan una videollamada para ver dónde están o les envíen un localizador de donde se encuentran”, incide. Es lo que los propios menores llaman pruebas de amor. Dar al otro la llave de la vida y la intimidad.

Para la presidenta de la Comisión de Malos Tratos a Mujeres lo peor de esta realidad es que los propios menores no la ven nociva. “Cuando hablamos y tratamos a jóvenes percibimos que si las haces reflexionar te pueden hacer un discurso bien armado sobre por qué no consideran correcto estos comportamientos sexistas, controladores o violentos. Sin embargo, después observamos que de manera inconsciente están asumiendo esos roles”, dice.

Los propios adolescentes explican que los mensajes sexistas les llegan desde su entorno. El 54,3% de los chicos y chicas de entre 14 y 19 años afirman haber escuchado a menudo o muchas a los adultos de su entorno la idea de que para tener una buena relación de pareja deben encontrar a su media naranja para “llegar a ser como una sola persona”. Es decir, la idea de amor romántico que, según los expertos, contribuye a crear relaciones de dependencia. Además, el 36,3% asegura que los adultos de su entorno les han dicho con frecuencia que los celos son “una expresión de amor”.

Ana Bella Estévez se revuelve con la idea. “Hay que ser tajante. Los celos no son amor, son lo contrario al amor”, dice. Esta mujer, que se define como una “agente del cambio para acabar con la violencia machista” apunta que hay que observar, además, los celos en su amplio sentido. “Puede haber celos de las relaciones con los amigos, la familia. Todo ello va conformando una situación de abuso emocional”, explica. ¿Cómo? De nuevo a través del control: de la ropa que las chicas se ponen, de si van a hacer deporte, de qué estudian, de cuánto tiempo dedican a los demás.

“Le di mis claves, pero no pensé que me haría esto”, dice una chica acosada
A Estévez y el resto de expertos les preocupa la radiografía que muestra el comportamiento adolescente. También que se alimenten de mensajes que les llegan de su entorno. Desde los adultos que les rodean hasta las películas o las series de televisión que contribuyen a perpetuar el estereotipo de género. “Muchas veces, las madres o los padres no nos hemos educado en igualdad y somos los primeros que inconscientemente contribuimos a que los roles sexistas permanezcan. Es importante que analicemos qué pasa en nuestra familia, que hablemos con nuestros hijos abiertamente del amor, de las relaciones, de las amistades”, dice.

Todos hablan de la importancia de la educación para frenar el fenómeno. Pero los jóvenes revelan que reciben pocos mensajes en la escuela. El 55,7% afirma que nunca ha trabajado en clase contenidos relacionados con cómo corregir el machismo; el 55,2% cuenta que nunca o casi nunca ha analizado en el instituto las relaciones entre hombre y mujer y cómo resolverlos. Y eso, apunta la presidenta de la Comisión de Malos Tratos a Mujeres, es un paso atrás. “Puede existir un retroceso ideológico o educacional en el combate de la violencia machista, porque lo cierto es que no hay ninguna asignatura que compile contenidos de igualdad. Algo importantísimo”, dice. Lo cierto es que algunas Administraciones e instituciones —como el Instituto de la Mujer— tienen proyectos. Pero o son minoritarios y ceñidos a una determinada región —como los de Andalucía— o están dando sus primeros pasos.

La catedrática de Psicología María José Díaz-Aguado considera que una de las herramientas para erradicar estos comportamientos es hacer un diagnóstico de lo que ocurre para determinar dónde se puede actuar y con qué medios. “La violencia de género no es una fatalidad biológica con la que nos tenemos que conformar. Podemos cambiarla”, añade.

 

Pagina de inico