Noticias Eva Arroyo

LAS MUJERES OCCIDENTALES TENEMOS CADA VEZ MENOS HIJOS

undefined

LAS MUJERES OCCIDENTALES TENEMOS CADA VEZ MENOS HIJOS

ALGUNAS REFLEXIONES

Cuanta mayor sea nuestra educación, nuestro nivel de formación y la alta cualificación de la mujer, menos hijos ….. declaraciones como la de la presidenta del Círculo de Empresarios Mónica Oriol,quien se mostró partidaria de evitar la contratación de mujeres en edad fértil,
 ayudan más bien poco a fomentar la maternidad responsable en países como el nuestro. Curiosamente, esta señora es madre de seis hijos.
 La empresaria da su particular consejo a las mujeres que quieren llegar a ser directivas: "el sacrificio para llegar a un puesto directivo tiene un precio: o te casas con un funcionario o tienes un marido al que le encantan los niños”.
Me parece un discurso  bochornoso y vergonzoso. Pero, si algo se pude decir positivo al respecto es que, la ocurrente Mónica Oriol ha comunicado a los principales miembros directivos de su organización que no tiene intención de presentarse a la reelección para un nuevo mandato. Gracias Mónica.
Los hijos perpetúan la especie. ¿por qué ese coste tiene que correr a cargo exclusivo de las mujeres?. ¿Porqué no entienden los gobiernos que se debe facilitar a madres y padres la conciliación para poder traer hijos a este mundo?.  Las empresas del Ibex 35 no permiten a sus trabajadores varones disfrutar de los permisos de paternidad, así son las mujeres las que se ven obligadas a desconectar durante más tiempo de los trabajos y cuando regresan han perdido posibilidades de promoción y son vistas como menos competentes laboralmente.
Afortunadamente otras mujeres con relevancia en el mundo de la empresa opinan, de otra manera al respecto.”Me parece increíble. Me siento insultada", ha opinado la presidenta de Mujer y Empresa, Carmen Sanz Chacón. "La mayor parte de las mujeres de este país trabajan, si no podemos tener hijos, no sé quién nos va a pagar las pensiones mañana. Producir no es una cuestión exclusivamente de horarios sino de organización y es perfectamente factible poder trabajar y desarrollar una jornada intensa y tener hijos", ha asegurado.
La maternidad y la paternidad son "un bien social protegido por ley". Una sociedad desarrollada y libre no puede funcionar si no permite idénticas oportunidades a la mitad de la población.

Ayudaría disponer de  permisos por paternidad y por maternidad más amplios y flexibles, protegidos por ley. Ambas partes, al tener una criatura, deben  ejercer su deber y derecho de responsabilizarse de su hijo o hija.

Pero además, las parejas jóvenes que estén pensando en crear un proyecto de vida común deberían tener una conversación sobre cuáles son sus pretensiones laborales y personales. Es muy importante escoger a la persona que respete nuestros deseos.

 

LOS NIÑOS NO FRENAN LA CARRERA DE LA MUJER, SON LOS MARIDOS

Según Sheryl  Sandberg, directora de operaciones de facebook, una de las claves del éxito  en la carrera profesional de la mujer es la elección de una buena pareja. En 2013 publicó un libro en el que así lo afirmaba.

En su libro VAYAMOS ADELANTE, afirmaba “no conozco a ninguna mujer que ocupe un cargo de liderazgo que no cuente con el apoyo total de su pareja. No hay excepciones”.

En contra de la idea de que solo las mujeres solteras pueden llegar a la cúspide, la mayoría de las mujeres líderes en el mundo de los negocios tiene pareja, eso sì, muy bien escogida.

Según la lista elaborada por Fortune, las mujeres ocupan menos del 20% de los cargos de responsabilidad en las 500 empresas más importantes del mundo. En España representan un 17’32% de los puestos en los consejos de administración de las empresas del Ibex 35, por debajo de la media del 20’2% de la media europea (Informe de IESE Business School).

Se trata de una desigualdad entre hombres y mujeres que no se puede atribuir a una preferencia femenina por dedicar más tiempo al cuidado de la casa, si no al hecho de que las mujeres dan prioridad a la carrera de sus parejas.

 Según la última encuesta de empleo del Tiempo en España, en el año 2010, el 91’9% de las mujeres destinan 4’5 horas al cuidado del hogar y familia diariamente, mientras que el 74’7% de los hombres emplean 2’5 horas.

En 2014 un estudio publicado en Harvard Business Review demostraba con datos que las mujeres que no se sentían satisfechas con su trayectoria profesional no lo achacaban a haber dejado en un segundo plano su trabajo para cuidar de los niños, sino a haber dado prioridad a la carrera de sus parejas.

“Si hay que buscar un culpable, es la propia sociedad. Las mujeres se sienten presionadas no solo por sus parejas, sino también por las instituciones y las empresas. Se da por hecho que ellas se harán cargo en mayor medida de los hijos y de las obligaciones de la casa”, afirma Pamela Stone, una de las tres autoras del estudio y profesora de Sociología en Hunter College (Nueva York). Después de pasar una encuesta a 25.000 antiguos alumnos de Harvard Business School, en su mayoría graduados del MBA y de diferentes generaciones -de entre 26 y 47 años-, las investigadoras concluyeron que mientras el 60% de los hombres aseguraban estar “extremadamente satisfechos” con su experiencia laboral y sus oportunidades de ascenso, solo el 40% de las mujeres mostraron niveles similares. El 83% de los encuestados estaban casados.

El objetivo del estudio Life and Leadership After HBS era analizar las aspiraciones de hombres y mujeres graduados en la misma escuela y entrenados para asumir posiciones de liderazgo y compararlas con su situación actual. Tras finalizar sus estudios, el 75% de los hombres esperaba que en el futuro sus parejas se harían cargo de los niños en mayor medida; el 50% de las mujeres asumía que ese sería su sino. Además, más del 70% de ellos consideraba que sus carreras tendrían prioridad sobre la de sus esposas; cerca del 40% de ellas presagiaba lo mismo.

El 74% de las exalumnas aseguraron tener un trabajo a tiempo completo, con una media de 52 horas semanales. Entre los motivos de su falta de oportunidades a la hora de acceder a un cargo de responsabilidad, la mayoría de ellas coincidía en que se les había dejado de considerar candidatas como consecuencia de la maternidad; habían sido estigmatizadas por haber solicitado durante un tiempo horarios flexibles o jornadas reducidas. El 28% de las mujeres encuestadas había tomado, en al menos una ocasión, un descanso de seis meses para cuidar de los niños, mientras que solo el 2% de los hombres lo había hecho. PARECE UNA PROFUNDA INJUSTICIA RELEGAR MUJERES POR TENER HIJOS, EL MAYOR BIEN SOCIAL DE UN PAIS.

¿Hay alguna característica de la mujer que destaque sobre la del hombre a la hora de dirigir un proyecto? El informe Women Matter 2013, elaborado por la consultora internacional McKinsey, destaca su capacidad para la toma de decisiones de forma participativa y su implicación en el desarrollo de las personas, entre otras. “En las empresas suelen entrar hombres y mujeres en la misma proporción, pero mientras ellos van subiendo en la escala organizativa, ellas se van quedando por el camino. Las redes son muy importantes a la hora de ascender y ellas no tienen acceso”, señala Custodia Cabanas, directora del Área de Recursos Humanos de IE Business School y coautora del informe Las Mujeres en la Alta Dirección en España.

De ese trabajo, que analiza 147 empresas españolas que cotizan, algunas de ellas en el Ibex 35, se deprende que de un total de 1.735 directivos, un 86,5% son hombres (1.501) y un 13,4% mujeres (234). Un porcentaje que queda muy por debajo del objetivo del 40% de mujeres en los consejos de administración que el ejecutivo de Zapatero pretendía para el año 2015 con la aprobación de la Ley de Igualdad en 2007.

 

AMOR ¿ROMANTICO?

undefined

 

AMOR ¿ROMÁNTICO?

¿Por quécuandopensamos enlapalabraamor inconscientementelo atribuimos  al  amor  romántico?.

 Esta idea de amor es ETERNO, para toda la vida, “te querré siempre, hasta que la muerte nos separe…”. Es un amor IDEALIZADO, “es maravilloso, es el mejor, me trata como a una reina…”. Un amor EXCLUSIVO,  “no podré amar a nadie más que a ti…”. También es un amor INCONDICIONAL, “te querré pase lo que pase…”.  Y con un ALTO GRADO DE RENUNCIA, “te quiero más que a mi propia vida…”.           

 

 Enfocamos  y  encasillamos  esa emoción llamada AMOR enlasrelacionesinterpersonales, concretamenteenaquel príncipe azul o princesa de ensoñación,la parejaideal… narramos unalistade atribucionesparapedirlo quedeseamos sin percatarnosdequemuchasdelas cualidades que anhelamospueden ser asfixiantes e insanos para una relación.

 

Además esta idea de amor romántico está íntimamente relacionada con relaciones emocionalmente dependientes o adictivas. Nuestro vacíointerior no debe suplirlo unapareja. Las personas dependientes ponen porencima de todosurelación,inclusivedesí mismas, perjudicandosuvidafamiliar,socialylaboral.

 

Tenemos programadauna forma de pensarque influye en nuestras experiencias,con ellotambiénennuestrasemocionesy sensaciones desvitalizandoelverdaderosignificado delamory transformándolo enadicción, enrelacionestóxicasy dejándonos llevar porel mitodelamor Romántico.

 

Entonces,¿quéeselamor?, ¿existen mariposasen el estómagocuando estamos enamorados?¿Cuánto durael amor?,¿podré ser feliz asulado?Y¿simerechaza?...

 El amor tiene una duración incierta, depende de muchos factores, puede ser para siempre o durar muy poco. El problema más grave no es tanto que se rompan las parejas, si no más bien que se prolonguen en el tiempo, siendo perjudiciales para uno de sus miembros. El amor nos debe hacer sentir bien. CONFIANZA y RESPETO son características esenciales del mismo. Ni CONTROL ni SUMISIÓN son buenos aliados de las relaciones de pareja.

 

OJO CON ESTAS IDEAS TAN EXTENDIDAS

 

EL AMOR TODO LO PUEDE

Cambiará por amor

Los polos opuestos se entienden mejor

El amor verdadero lo perdona y lo aguanta todo

No hay amor verdadero sin sufrimiento

 

EL AMOR ES PREDETERMINADO

Es mi alma gemela

Solo se quiere de verdad una vez

El verdadero amor es eterno

El sentimiento de amor y el enamoramiento pasional son lo mismo

 

EL AMOR REQUIERE ENTREGA ABSOLUTA

Sin ti no soy nada

No se puede ser feliz sin pareja

El amor significa sacrificar el yo para identificarse con el otro

Mi pareja debe saber todo de mi

No debo tener intimidad

 

EL AMOR ES POSESIÓN Y EXCLUSIVIDAD

Los celos son una muestra de amor

Si no siente celos, no me quiere

Si me quiere no puede sentir atracción por otra persona

El/ella es mio/mia

 

ESTAS IDEAS SON LA BASE DE RELACIONES TÓXICAS, DESIGUALES Y, FRECUENTEMENTE, EL GERMEN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 

evaarroyo.com

 

Los micromachismos, tan perjudiciales como el acoso laboral

 

undefined

Las formas de acoso machista más frecuentes y menos intensas, los micromachismos, resultan tan perjudiciales para el bienestar de las mujeres en el trabajo como otras formas aparentemente más graves de maltrato laboral. Esta es la conclusión de un estudio que ha sido publicado este jueves en la revista Psychology of Women Quarterly. Según los autores del informe de la Universidad de Melbourne (Australia) estas actitudes "no deben ser considerados formas menores de sexismo" y, por tanto, deben ser "erradicadas".La prevalencia de ambientes de trabajo hostiles hacia las mujeres es algo bien documentado en la literatura científica. Estudios anteriores ya habían mostrado que las mujeres son las principales víctimas de acoso en el trabajo, de discriminación por motivos de género y de acoso sexual. Sin embargo, existe una tendencia a considerar más graves aquellos eventos en los que el daño se produce en un corto espacio de tiempo, que los que pueden producir daños a largo plazo. Por este motivo, una gran proporción de la población cree que los eventos de alta intensidad, como el acoso sexual, son inaceptables, mientras que otros, como el uso continuado de lenguaje machista, se consideran menos problemáticos.

 
Sin embargo, los resultados de este nuevo estudio indican que los micromachismos pueden tener un efecto acumulativo en el tiempo y que el impacto negativo de estas acciones "no se limita a impedir la progresión profesional de las mujeres, sino que también puede tener un efecto negativo sobre su salud", ha explicado a eldiario.es el principal autor del estudio, Victor Sojo.

Escasa oposición
El estudio señala dos mecanismos que podrían explicar por qué el machismo encubierto termina siendo igual de perjudicial que el manifiesto. Por un lado, está el hecho de que la baja intensidad hace que las personas del entorno sean menos propensas a oponerse a estas situaciones. A esto hay que añadir que, a diferencia del acoso sexual, este tipo de actitudes provienen de muchas fuentes diferentes, con lo que resulta difícil evitarlas. Estos dos mecanismos provocan que este tipo de situaciones terminen por perpetuarse, convirtiéndose en "una forma constante de estrés a la que las mujeres están expuestas todo el tiempo", algo que puede ser "altamente perjudicial, incluso si los eventos individuales son percibidos como incidentes menores", explica Sojo.

Además, los micromachismos son responsables de generar un contexto donde la discriminación es algo más aceptable e incluso puede fomentar formas más extremas de abuso. Por ejemplo, el continuo uso de chistes y comentarios sexistas en el ámbito laboral "es una de las formas más explícitas y eficaces para crear y perpetuar un clima organizacional sexista", señalan los autores del estudio. Los investigadores concluyen que se debe evitar hacer distinciones entre los micromachismos y las experiencias de acoso aparentemente más graves, ya que "estas distinciones pueden perpetuar la idea de que algunas experiencias de trabajo tienen un impacto menor, cuando en realidad son tan perjudiciales como otras formas bien reconocidas de maltrato en el trabajo", como la sobrecarga de trabajo o las condiciones de trabajo deficientes.

Un metanálisis basado en 88 estudios
El trabajo se ha realizado a través del análisis de 88 estudios previos, que han contado con más de 70.000 mujeres trabajadoras. Los investigadores, miembros de la Escuela de Psicología de la Universidad de Melbourne (Australia), clasificaron las distintas experiencias de acoso en el trabajo en varias categorías. En primer lugar distinguieron entre las experiencias que pueden afectar a cualquier trabajador independientemente de su sexo (como la intimidación o la victimización), de las que están dirigidas a las mujeres por el hecho de serlo. Dentro de las experiencias dirigidas a mujeres, distinguieron entre aquellas de contenido sexual (como el acoso sexual o la atención sexual no deseada), de las que no lo eran. Las experiencias más comunes son: el uso continuado de lenguaje machista, ignorar o devaluar a las mujeres en reuniones o la justificación de la ausencia de mujeres en puestos directivos.

Los autores del estudio aseguran que "las organizaciones deben tener tolerancia cero con el denominado sexismo de baja intensidad, de la misma manera que lo hacen con acoso sexual". Según el doctor Sojo, si las personas no reconocen los micromachismos como algo abusivo y no consideran que son perjudiciales, es "poco probable que se quejen o que tomen medidas para evitarlo". Por esto, los autores del estudio recomiendan "formar a los trabajadores sobre el carácter nocivo de este tipo de actitudes", incidiendo en el hecho de que no solo afecta a las mujeres, "sino que también perjudica el clima general de la organización".


 
  

 

 

MADRES Y PADRES DE ADOLESCENTES MALTRATADAS

 

 

Si creéis que vuestra hija  está siendo maltratada, probablemente lo está siendo, incluso desde hace más tiempo del que suponéis.

 

 

Nos sorprende que en el siglo XXI nuestras jóvenes, en esta sociedad actual que creemos tan evolucionada, sobre todo si la comparamos con otras donde las mujeres son públicamente más sometidas, se “dejen maltratar” por sus parejas.

Con frecuencia lo niegan rotundamente, aunque desde fuera se vea de forma evidente el control, la desvalorización, a veces incluso la violencia física y en definitiva, la exigencia de sumisión de la que son objeto.

 

Este artículo va dirigido a los padres y madres de chicas jóvenes, a veces jovencísimas, que asisten entre atónitos y desesperados a ese proceso violento y degradante al que está siendo sometida vuestra hija sin que, aparentemente, podáis hacer nada por evitarlo.

 

TAMBIÉN LOS PADRES DE MUJERES JÓVENES, AÚNQUE NO SEAN ADOLESCENTES, PUEDEN ENCONTRAR  ORIENTACIÓN EN ESTE ARTÍCULO.

 

 

ESTO ES IMPORTANTE: SÍ PODÉIS HACER, Y MUCHO, POR AYUDARLA

Lo que pasa es que, con vuestra mejor intención, podéis decir o hacer cosas que no ayudan, al contrario, la alejan más de vosotr@s y, en consecuencia, la exponen más a refugiarse en su maltratador. Daros cuenta, ella no lo ve así, es decir, como un maltratador.

QUE VUESTRA HIJA OS CUENTE LO QUE LE ESTÁ SUCEDIENDO es un magnífico comienzo, pero por el momento puede no ser más que eso: es una forma de pedir vuestra ayuda. De cómo reaccionéis ahora puede depender que siga contando con vosotros o que se repliegue en su silencio de nuevo.

El hecho de que ella os cuente lo que le está pasando no tiene por qué significarque  va a seguir vuestras indicaciones para romper con la relación violenta o por lo menos, pensareis vosotr@s, ponerle unos límites.

Las relaciones de maltrato por parte de la pareja generan una complicada reacción de dependencia emocional, de la que es francamente difícil salir. Y el “más difícil todavía” suele darse en estas edades tempranas, cuando todavía no se tienen claras un montón de cosas.

SI OS HA MENCIONADO EL TEMA, NO OBSTANTE, YA HAY UNA PRIMERÍSIMA COSA QUE DEBEIS HACER: BUSCAR AYUDA PROFESIONAL ADECUADA. (evaarroyo.com)

 

COSAS QUE SE PUEDEN Y DEBEN HACER

Madre y padre, en el caso de que ella se haya confiado a los dos, debéis estar de acuerdo en la valoración que hacéis y la postura a seguir. El desacuerdo entre ambos no mostrará una referencia segura, lo cual puede generar más confusión.

 

Si no tenéis muy clara vuestra actitud al respecto, TAMBIÉN OS CONVIENE PEDIR AYUDA ESPECIALIZADA, que un profesional especializado os oriente sobre un tema tan delicado y peligroso.

 

Puede que sólo se haya sincerado con uno de vosotros, madre o padre. No lo tengáis en cuenta, puede sentirse más cómoda con uno que con otro, los sentimientos de vergüenza también pueden influir… Lo único que importa es que se abra…

 

Es fundamental que sienta que se la escucha, no se la interrumpe, se da valor a lo que cuenta, mostramos interés por lo que relata, no tenemos prisa en que acabe pronto, no nos impacientamos, reforzamos positivamente lo que nos está contando…

 

Como si fuerais profesionales, debéis garantizarle la confidencialidad de su relato, sólo así vuestra hija se sentirá confiada y tal vez  pueda superar la vergüenza que siente por contar lo que le pasa.

 

No debéis desconfiar de lo que os cuenta. Debéis demostrarle que la estáis creyendo. Plantearos: ¿Por qué habría de mentir en algo así? No quitéis importancia a los hechosque os está contando, ni minimicéis la violencia que relate.

 No cuestionéis lo que os dice por increíble que os parezca, aunque conozcáis a su pareja y os parezca imposible que él pueda haber hecho algo así. Os sorprendería saber hasta dónde llegan los límites del maltrato y la tolerancia de las víctimas.

 

Cualquier mujer que esté inmersa en una relación de maltrato puede mostrarse ambivalente, esto quiere decir que, aunque simplemente con contároslo ya os esté pidiendo ayuda, puede mostrarse reticente a recibir la ayuda que le intentéis prestar. Duda, no lo tiene claro, está confusa. No obstante, no debéis creer que es un problema de pareja en el que no se puede intervenir, muy al contrario, es una grave situación de la que se sale con ayuda y apoyos.

 

Conviene que seáis pacientes ante el relato de vuestra hija. Dadle tiempo, no la agobiéis exigiendo detalles que para ella son dolorosos y para vosotros, a veces, incomprensibles. No la juzguéis ni intentéis imponer vuestros métodos o criterios, no funcionará. Es mejor preguntarla, ver qué es lo que ella quiere hacer y mostrarle vuestro apoyo.

 

No reaccionéis “a las bravas”, “esto lo corto yo”, “ese se va a enterar”… Conseguiríais, probablemente, lo contrario de lo que os proponéis. Con mucha probabilidad, lo defenderá.

 

Es ella la que debe tomar la decisión, si no, no funcionará, se volverá atrás.

 

Mostraros cariñosos y comprensivos. Es fundamental que no la echéis la culpa de lo que está viviendo con frases como “ya te lo dije…”, “esto te pasa por no ponerte en tu sitio…” u otras por el estilo.

 

Debéis transmitirle y demostrarle que estáis a su lado, para darle toda la ayuda y el cariño que necesite. Y que vais a estar con ella, acompañándola en todo el proceso para superar la violencia que vive. Que queréis y podéis ayudarla.

 

Como muchas veces el control de vuestra hija lo conseguirán, en gran medida con el móvil, facebook, o cualquier otra aplicación de las nuevas tecnologías, es muy probable que estéis tentados a controlarle o, incluso, cortarle de raíz todos los instrumentos tecnológicos que utiliza. Hoy en día, los adultos no podemos entender hasta que punto “necesitan” nuestros jóvenes de estas formas de comunicación, han crecido con ellas y despojarles de las mismas puede ser vivido más como un castigo y una condena al aislamiento social, que una ayuda. Otra vez más, llegar a un consenso con ella, tal vez cambiar el número de móvil…

 

La tentación de “rescatar a vuestra hija”  es la más normal que madres y padres pueden manifestar, no obstante es imprescindible tener paciencia y adaptaros al ritmo, casi siempre lento, de su toma de conciencia y decisiones.

 

PARA COMPRENDER CÓMO SE SIENTE Y PORQUÉ REACCIONA CÓMO LO HACE, ES IMPORTANTE SABER QUE:

 

El maltratador persigue y consigue el aislamiento de su víctima, la ha convencido de que nadie la creerá. Además, a ella le parece una traición “hablar mal de él”.

 
No quiere creer que lo que está viviendo es violencia; es menos dañino pensar que es un conflicto con su pareja, que él tiene “mucho genio”, que es normal que sea tan celoso, que lo hace porque la quiere mucho.
 

En un momento la trata mal pero luego la trata muy bien, la insulta pero le dice que no puede vivir sin ella... esto genera confusión y desorientación.
 

También quiere creer repetidamente que él va a cambiar (le ha pedido perdón y se lo ha prometido), por lo que no va a necesitarayuda. Creé que seguro que él cambiará.

 
Le resulta muy difícil asumir que su pareja esté haciéndole daño. Está acostumbrada a ceder para evitar conflictos, piensa que “controla la situación” y que no necesita ayuda. Además, es adolescente, Tiene ideas de invulnerabilidad, propias de la adolescencia y cree que puede resolver ella misma la situación.
 

Piensa que la agresión que ha padecido (física, verbal o psicológica) ha sido un hecho aislado, que no va a volver a suceder. No obstante la agresión le provoca vergüenza y miedo. E incluso, sentimiento de culpabilidad, por pensar que ella ha provocado la violencia.
 

 

¿CÓMO SE COMPORTA LA PAREJA DE VUESTRA HIJA?

 

Conviene que conozcáis  qué tipo de comportamientos utilizan para imponer el control y el dominio los compañeros de vuestras hijas. Vayan algunos ejemplos.

 

Se muestra celoso. Las chicas entienden que eso es “amor”. Pero los celos interfieren en el desarrollo normal de la comunicación y la libertad en la pareja. A menudo se convierten en un infierno.

 
Parece que se preocupa por ella, que quiere protegerla… Quiere saber en todo momento dónde y con quien está. Pero esto no es otra cosa que control.
 

Critica a sus amistades y familiares. No olvidemos que él persigue el aislamiento de su víctima, eso la hará más vulnerable y fácilmente manipulable.

 
No la acepta tal y como es. Quiere cambiarle la forma de ser, de vestir, de comportarse, etc.

 
Quiere estar con ella a todas horas, le pide que deje otras actividades para estar con él, estudios, relaciones… es absorbente.
 

Puede ser presionada sexualmente. Hay que hacer lo que él dice, si no “es que no me quieres” o “me tendré que ir con otra…” o “es que te gusta otro”.

 
Resta importancia a los sentimientos de ella, por ejemplo si ella le dice que la hace sentir mal que le griten, él responde diciendo que es una exagerada.

 

 
No la valora, prefiere desvalorizarla, así la puede convencer de que no podrá tener otra pareja que la quiera. Si ella se queja, la dirá que no es para tanto.

 
Hace bromas ofensivas, escondiendo una agresión sutil tras ellas, luego si ella se ofende le dice que es muy sensible.

 
Invade su privacidad, móvil, redes sociales…

 
El se permite cosas que a ella le prohíbe como salir con sus amig@s, acudir al viaje del instituto o viajar con su familia.

 
Presiona y/o amenaza para conseguir lo que quiere, no entiende explicaciones, ni acepta un NO por respuesta.

 
Tiene cambios bruscos de humor. Se enfada violentamente de forma inesperada y desproporcionada por un motivo sin importancia. A ella le suele dar miedo e intenta no contrariarlo para evitar las consecuencias.

 
Siempre la culpa de todo lo malo que pasa, también de sus enfados. El nunca se equivoca.

 
Amenaza con terminar la relación cuando no hace lo que  quiere. , haciéndose la víctima si ella no accede a sus peticiones: “si me quisieras lo harías por mi”.
 

 

 

IMPORTANTE: LA NECESIDAD DE CONSULTAR A UN PROFESIONAL ESPECIALIZADO (evaarroyo.com)

 

Que no os intenten convencer de que no se puede hacer nada si ella no se reconoce como una víctima de maltrato. La experiencia demuestra lo contrario, incluso acudiendo presionadas, la ayuda psicológica obtiene importantes avances respecto a la no intervención. Así que intentar convencerlas.

No conviene  nombrar la palabra maltrato al principio, ya que puede parecerle una exageración, algo con lo que no se siente identificada.

 

Es imprescindible explicarle que en ocasiones  las parejas pueden tener problemas y que hay profesionales que pueden  ayudar a mejorar dichas relaciones.

 

El novio o exnovio no la va a dejar marchar fácilmente, por lo que cuanto antes reciba ayuda psicológica mejor.

 

La atención psicológica tanto a ella como a vosotras/os es indispensable, por lo que acudir a los servicios especializados os ayudará a reparar el daño sufrido, y a prevenir las recaídas, así como a planificar una estrategia para abandonar la relación, y un plan de seguridad para evitar el aumento de la violencia por parte de chico.

 

Lo que va a ayudar es CONFIAR en que con ayuda y apoyo profesional vuestra hija va a reconocer, asumir, enfrentar y salir de esa problemática, pero que esto será un proceso más o menos lento, dependiendo de las características personales de cada uno.

 

Transmitidle la convicción de que salir de una relación dañina es posible, aunque a ella le parezca muy difícil o imposible (él se ha encargado de convencerla de lo inevitable y lo inmutable de la situación).

 

 

 

ES CONVENIENTE QUE VUESTRA HIJA SEPA QUE:

 

El objetivo de los padres es que vuestra hija recupere su vida, lo más autónoma e independiente posible.
Las actuaciones de control, protección y cuidado, son de carácter transitorio, motivadas por la especial situación que generó la violencia, y sólo hasta que ella se encuentre recuperada.
Volverá a retomar su vida sin necesidad de perder su libertad, aunque por supuesto sabiendo que siempre puede contar con vuestro apoyo.
 

 

ESPERO QUE OS HAYA SERVIDO PARA HACEROS UNA IDEA Y AYUDAR MEJOR A VUESTRAS HIJAS

RELACIONES TÓXICAS DE PAREJA

undefinedRELACIONES DE PAREJA TOXICAS

 Se suceden cada día y en todo el mundo, no importa el país, ni nuestros estudios, ni la edad que tengamos, ni lo inteligentes que seamos. Casi sin saber cómo, acabamos cayendo en relaciones donde se ven vulnerados nuestros derechos como persona.

Las relaciones de pareja tóxicas son un problema para, al menos, un miembro de la pareja. ¿Quién no tiene un familiar o un amig@ que está viviendo una relación que ni le conviene ni le hace feliz y a la que todos vemos poco futuro?.

 Pensamos, ¿pero cómo puede estar con alguien así?, ¿no se dará cuenta de que le perjudica?. Lo cierto es que la otra persona no lo ve, no se da cuenta…. O al menos tarda mucho tiempo en ser consciente.   

Paradójicamente  las relaciones tóxicas son las relaciones de las que más cuesta salir y que más enganchados nos dejan.

Las denominamos TÓXICAS, porque enganchan como una droga y, como tal, cuesta dejarlas.

Evidentemente uno se involucra en una relación tóxica al comienzo, por amor. Poco tiempo después, la baja autoestima, el creerse salvador de la otra persona, asumir el papel de víctima, el deseo de estar acompañado a cualquier precio, cumplir un rol social o el miedo de avanzar por la vida sin el otro, son motivos que justifican estas  relaciones tóxicas y las mantienen en el tiempo.

 

Uno de los integrantes (y en algunos casos ambos) se ven sometidos a un gran desgaste por tratar de sostener la relación. Ambos pueden tener estas características, y sufrir permanentemente  sentimientos de culpa; la persona tóxica juega a hacer sentir a la otra, culpable de lo que sucede.

Controlando constantemente lo que hace la otra, dificulta que pueda descubrir que está inmersa en una relación asfixiante y enfermiza, donde funciona la desconfianza, el menosprecio, el sarcasmo, la burla, y la manipulación. Esta situación mina  la autoestima y la capacidad de decidir. En una relación tóxica, una o las dos personas, sufren mucho más que la dicha y el placer que pueden experimentar por estar juntos.

Salir de una relación tóxica cuesta, nadie sale de la noche a la mañana. Como siempre en la vida, es imprescindible reconocer que se está viviendo una situación como la descrita para poder salir de ella.

El tratamiento psicológico nos ayudará a identificar el problema y, como en cualquier proceso de desintoxicación, a resolverlo.

 

Las relaciones tóxicas nos atrapan en una red negativa, lo mismo que ocurre con un insecto que ha caído en una tela de araña. Aunque me estoy refiriendo a las relaciones de pareja, también existen personas tóxicas en otros ámbitos: familiares, amigos, colegas, conocidos, etc.

La relación tóxica se desarrolla entre dos personas, una dominante y otra sumisa, aunque puede que ninguno de los dos se dé cuenta de ello. Abundan las mentiras, los chantajes emocionales y sobre todo, la manipulación. Si bien ambas partes pueden sufrir, el que se lleva la peor parte es aquél que acata las órdenes. No se nos da “permiso” para pensar ni actuar como queremos…

Pongamos algunos ejemplos:

Las relaciones “a la media naranja”, es decir las que se supone que cumplen la función de completar un vacío existente. Las personas podemos sentirnos mejor con nuestra pareja, pero no siempre, y no porque tengamos carencias que el otro llena.

Las relaciones dominantes, aquellas donde una sola persona está a cargo o decide. Quiere siempre tener el control, no escucha las opiniones ajenas, no es una relación justa o democrática, es dictatorial. Esa persona es la única que crece, mientras que la otra cada vez se hunde más.

Las relaciones idealistas e irreales, en las que se persigue una perfección imposible de alcanzar, se pretende cambiar al otro hasta que encaje en nuestro ideal. Las personas somos humanamente imperfectas. La vida en pareja siempre supone algún cambio personal, pero en los límites que establezcamos como razonables.

También las relaciones del tipo pasivo-agresivas, en las que no se habla abiertamente, si no con reproches, indirectas, con palabras y actitudes irónicas u hostiles y cuando no hay atención al tratar de entablar un diálogo.

Este artículo no pretende ser una descripción exhaustiva de todo tipo de relación tóxica. También encontraremos  este tipo de relaciones cuando demos con personas que necesitan la aprobación del otro para hacer cualquier cosa, personas que justifican lo injustificable por sus experiencias pasadas (celos, autoritarismo…), personas que mienten u ocultan información de manera que generan una completa desconfianza,….

Tal vez con esta breve descripción podamos estar más alertas y determinar en qué momento una relación se ha vuelto tóxica.

ALGUNOS DATOS SOBRE VIOLENCIA DE GÉNERO DE 2014

DURANTE EL AÑO 2014

Aumenta en un 15,4% la violencia de género entre menores de edad, hasta los 576 casos.

 undefined

 

Un total de 576 chicas menores de edad tenían, en 2014, una orden de protección o medida cautelar a su favor por violencia de género, lo que significa un aumento del 15,4% respecto al año anterior, cuando las víctimas de maltrato que no habían cumplido los 18 años no llegaban al medio millar.

Así se desprende del balance anual del Registro de Violencia Doméstica y de Género difundido este martes por el Instituto Nacional de Estadística, que recoge los casos inscritos a partir de órdenes de protección o medidas cautelares.

La estadística revela que el año pasado 27.087 mujeres figuraban en esta base de datos como víctimas de violencia de género, un 0,1% menos que el año anterior y hasta un 16 por ciento menos que en 2011, cuando eran 32.242 las que tenían órdenes de protección.

Aunque la edad media de estas mujeres, 36,2 años, se mantiene en línea con la registrada el año pasado (casi la mitad están entre 25 y 29), el INE destaca el aumento que se ha producido de las menores de edad, un 15,4% más que en 2013. También se han incrementado los casos entre las mujeres mayores, con subidas del 25,9% en el tramo de 70 a 74 años y del 21,3% en las de 60 a 65.

 Dos de cada tres víctimas de violencia de género habían nacido en España (el 68,0% del total), sin embargo, la tasa de incidencia por cada mil mujeres mayores de 14 años es tres veces más elevada entre las extranjeras (3 de 1.000) que entre las nacionales (una de cada mil). Entre las procedentes de otros países, los grupos más amplios son de Africa y América.

En cuanto a los maltratadores, 26.987 hombres fueron registrados como denunciados por violencia de género en los asuntos con orden de protección o medidas cautelares dictadas inscritos en el Registro a lo largo de 2014, lo que representó un 0,1% menos que en el año anterior. Casi siete de cada diez habían nacido en España y cerca de la mitad (49,5%) tenía entre 30 y 44 años.

Al igual que entre las víctimas, se incrementó el número de denunciados que no habían cumplido los 18: El año pasado subió un 18,4 por ciento la cifra de maltratadores menores de edad, con 90 casos. Entre los que tenían de 18 a 19 años, la subida fue del 13,2 por ciento, conforme los datos del INE.

En un 26,2 por ciento de los casos, víctima y denunciado eran cónyuges, mientras en el 6,8 por ciento, eran excónyuges. El 23,3 por ciento mantenía aún una relación de pareja de hecho y el 20,8% ya la había roto.

Desde esta perspectiva de las parejas, el INE detalla que en tres de cada cuatro (75,0%) el denunciado tenía entre 20 y 54 años y la víctima entre 18 y 44 años. En el 58,9% ambos habían nacido en España, en el 7,3% en América y en el 6,2% en otros países de la Unión Europea.

 

 

 

Pagina de inico ← Publicaciones mas antiguas